!-- Facebook Pixel Code -->

La manera de comprar productos está cambiando y es gracias a la tecnología. Ahora, el futuro del retail se está trazando a partir de los cambios abismales que está sufriendo el sector en los últimos años.

El retail tradicional consiste en tener un punto de venta localizado en donde el cliente debe presentarse ahí para adquirir sus productos, este sistema propició la aparición de cada vez más centros comerciales para dar más opciones a los consumidores.

Hoy en día, la tecnología está desplazando la necesidad de presentarse de manera física en una tienda o establecimiento por las tiendas en línea, es decir, ahora los consumidores buscan, analizan opciones, compran y reciben en su hogar sus productos, así, sin salir de sus casas, sin tener que pasar toda una tarde en una plaza o varias para encontrar lo que estaban buscando, todo desde la red de Internet.

Entonces, ¿cómo compite el retail tradicional con uno que le lleva ventaja aparentemente en todos los sentidos?

Expertos del marketing aseguran que el retail tradicional no desaparecerá, mínimo no pronto. Y declaran que ambos deben coexistir y apoyarse el uno en el otro, de esa manera la estrategia de venta tendrá más fuerza y la experiencia de compra del consumidor será más satisfactoria.

En estos tiempos, si no cuentas con una página de internet, no existes para la mitad de tus posibles consumidores.

Es por eso que todos los canales de venta se deben complementar, para eso, además de contar con un local o punto de venta, es necesario ofrecer una tienda online.

Las investigaciones arrojan que los consumidores actuales realizan dos prácticas:

Showrooming.

Se trata de visitar la tienda física para después, buscar el mismo producto más económico por internet.

Webrooming.

Comprar en la tienda física después de evaluar las opciones vía internet.

Aun así, muchos expertos aseguran que el webrooming tiene mucho más alcance al showrooming, aunque la mayoría de los consumidores practican ambas.

El retail tradicional siempre tendrá ventajas irremplazables por encima del online, y es que a pesar de las compras por internet tan elevadas que se han registrado en los últimos años, cuando compras en la tienda física tienes la oportunidad de interactuar con el producto, probarlo, ser asesorado por un experto, de comprarlo y obtenerlo en ese momento.

Lo tradicional no desaparecerá, pero se necesitan nuevas estrategias para lograr seguir siendo el número uno.

Las tiendas físicas y centros comerciales deben potenciar servicios que mejoren y faciliten la experiencia de visita, por ejemplo:

Estacionamiento gratuito.

Espacio infantil.

Eventos culturales.

WiFi gratuito.

Vendedores expertos.

Conexiones de luz.

Agua gratis.

La experiencia online se puede enlazar con la física, un ejemplo sería utilizar códigos QR en las etiquetas de los productos que permitan que el usuario vea una ficha técnica sobre este, aplicar tecnología en la tienda, como kioskos o islas electrónicas que indiquen donde queda un producto en específico o pantallas que anuncien las promociones vigentes o las cajas de cobro libres.

LLAMA
MAPA